Motorclan


PUBLICIDAD

Máxima eficiencia en el Toyota iQ EV

Escrito por el 19/10/2012 en Toyota

En un coche eléctrico son importantes los detalles que en los autos normales no se observan. Para que la autonomía no se vea mermada se recurre a soluciones técnicas y aerodinámicas que evitan arrastrar lastres innecesarios. En el inédito modelo, Toyota iQ EV, se ha optado por buscar la máxima eficiencia en el mínimo espacio que deja un utilitario de su tamaño.

El vacío que no utiliza para acomodar el escape se usa para alojar la batería de iones de litios que está montada en un puente de acero de alta resistencia. Gracias a ir montada en una posición tan baja, queda protegida de impactos, asimismo permite hacer un reparto de pesos muy equilibrado.

Consumo económico

Además de todo ello, permite que la zona inferior sea prácticamente plana, lo que gracias a añadir carenados mejora la eficiencia aerodinámica, un punto clave en un coche eléctrico. La parrilla de la que ya hemos hablado en el artículo anterior, es peque y se encuentra en una posición muy baja.

El modelo pesa 125kg más que el iQ convencional con el motor de 1.33 litros y se va hasta los 1.13kg. Otras soluciones se han aplicado para minimizar el consumo energético del vehículo. Entre ellas está la calefacción por medio de una bomba de calor de bajo consumo a la que ayudan los asientos calefactados o el parabrisas.

Motor refrigerado

El motor eléctrico del Toyota iQ EV 2013 es un generado refrigerado por aire, capaz de producir y entregar hasta 47kW de potencia. Éste va acoplado a una reductora de la velocidad de giro por trenes epicicloidales y se encuentra en las ruedas delanteras a través del diferencial.

El par máximo del motor eléctrico es de 163Nm. Las prestaciones son discretas, la aceleración de 0 a 100km/h requiere 14 segundos, mientras que la velocidad tope es de 125km/h. Con un consumo de 134Wh/km éste consigue una autonomía, homologada en el NEDC, de 85km.


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook